La relación comercial bilateral ha sido fundamental para el crecimiento peruano en las últimas décadas.

 

 China es la palanca que nos ha jalado al crecimiento y, por ende, a reducir la pobreza. Nuestra relación con China puede afianzarse más.